Archivo de la etiqueta: Castellón

BORRIOLENCA

Borriolenca_EEOriginaria de la localidad castellonense de Borriol, como su nombre indica, se trata de una de las 45 variedades catalogadas como autóctonas de la Comunidad Valenciana. La comarca de la Plana de Castellón concentra la mayoría de las escasas hectáreas cultivadas de esta variedad, considerada por no pocos expertos como una exquisita rareza que habla de la riqueza de nuestro patrimonio olivarero. La aceituna borriolenca también se conoce con los nombres de raconera, torrat y grossal, entre otras.

Aunque su uso mayoritario ha sido tradicionalmente el de aceituna de mesa, también se dedica a la obtención de aceites virgen extra de notable calidad. Los olivos son de porte erguido, floración temprana y sensibles a la sequía, aunque resistentes a algunas de las peores enfermedades, como el repilo. De fácil desprendimiento, el fruto es de forma ovoidal y peso medio-alto, adquiriendo en la madurez un intenso color rojo vinoso.

Cosechada en verde, la aceituna borriolenca produce aceites de buen contenido en polifenoles y, por lo tanto, resistentes a la oxidación. A la cata presentan aromas de aceituna y manzana verde, almendra y tomate maduro, seguidos de un paladar fluido y equilibrado, de moderados caracteres amargos y picantes, sabor persistente y sensaciones finales que recuerdan la almendra dulce, el tomate y el plátano verde. Las almazaras aprecian su carácter rústico en las mezclas o coupages, si bien no faltan los productores, como Bardomus, que también la envasan por separado. Cuadratín

MORRUT

Aceituna MorrutSe trata, junto a las serrana, villalonga, blanqueta y farga, de una de las cinco variedades autóctonas principales de la Comunidad Valenciana. Su cultivo, con algo más de 7.000 has, se extiende por el norte de Castellón y el sur de Tarragona. También es conocida con los nombres de morruda y Regués, nombre, este último, de la localidad tarraconense en la que algunos estudiosos sitúan su origen. El vocablo morrut alude a la morfología, y más concretamente al ápice del fruto, con un pronunciado pezón en forma de morro. Una característica común a distintas variedades de aceituna distribuidas por territorio valenciano, como la morruda de Salinas (Alicante), morrut de Benlloch (Castellón) o morrut del Palancia.

ACEITES COMPLEJOS. De porte medio, follaje denso y de buena productividad (aunque algo veceros), los olivos de la especie agradecen los suelos profundos y fértiles. Los frutos, de maduración tardía y escalonada, se desprenden fácilmente del árbol, propiedad que agradecen los agricultores. Recolectada en verde o en el momento del envero, cuando comienza a adquirir un característico color rojo vinoso, la aceituna morrut da lugar a aceites complejos y no exentos de elegancia, con abundantes aromas de la serie verde (hojas, clorofila, tomatera) y un paso de boca dulce y frutado que evoluciona hacia contenidas sensaciones amargas y picantes. Firmas punteras en la olivicultura ecológica, como Dama de Elaia (Xerta, Tarragona), envasan por separado los aceites de morrut y también la utilizan como base de sus mejores coupagesCuadratín

EL OLIVO MÁS VIEJO: Valor del tiempo

olivomilenario
El tronco habla por sí mismo de la vejez de este olivo.

Responde al nombre de La Farga de Arion, se encuentra en la comarca del Montsià y tiene la friolera de 1701 años. Tamaña criatura tiene el inestimable mérito de ser el olivo más viejo de España.

Éste ha sido el honor que le ha otorgado el estudio recientemente llevado a cabo por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes, Forestales y de Medio Natural de la UPM.

A este ejemplar de la localidad de Ulldecona, provincia de Tarragona, le sigue La Farga del Pou del Mas, de La Jana, Castellón, y tiene una edad estimada de 1182 años. Pertenece, no por casualidad, al Territorio del Sènia, donde es de sobra conocida la cantidad de olivos milenarios que estos trabajos de investigación están contribuyendo maravillosamente a preservar.Cuadratín

CANETERA

CaneteraLa aceituna canetera es la protagonista de algunos de los virgen extra más elogiados por los expertos que acudieron a la última edición del Salón Olipremium el pasado mes de febrero en Madrid. Se trata de los que elaboran las almazaras Oleomile y Bardomus con esta interesante variedad de aceituna cuyo origen sitúan los expertos en la localidad castellonense de Canet lo Roig, donde es conocida también por los nombres de luiso y seniera.

La provincia de Castellón -sobre todo las comarcas del Bajo Maestrazgo y la Plana Alta- acoge la gran mayoría de las 2.800 has de olivar dedicadas a la aceituna canetera, que también se cultiva en el sur de Tarragona. Los árboles, de porte abierto y escaso vigor –razón por la cual no son pocos los agricultores que recurren a injertar la variedad en olivos de farga-, ofrecen una producción elevada y constante de aceitunas.

Éstas, de forma alargada y peso ligero, de color entre negro y morado en su madurez, producen aceites resistentes al enranciamiento, de intensos y elegantes aromas de la serie frutado verde (alcachofa recién cortada, clorofila), seguidos de un paso de boca fluido y equilibrado, con suaves sensaciones amargas y picantes de gran persistencia y personalidad. Cuadratín

VILLALONGA

AOriginaria del sur de Valencia, la villalonga es, junto a la serrana, la variedad de aceituna más extendida en esta comunidad autónoma, con una superficie de cultivo estimada en casi 28.000 has. Su mayor implantación está en la provincia de Valencia (16.000 has) y en las comarcas septentrionales de Alicante (El Comtat, La Muntanya), aunque también se encuentra de forma más dispersa en Castellón. Tiene una moderada presencia en determinados enclaves de las provincias limítrofes de Cuenca y Albacete, así como en Portugal (alrededores de Elvas) e Italia. La aceituna villalonga es también conocida por los nombres de manzanilla (no confundir con la sevillana), manzanella, manzanet, forna, espartosa, orxana o ramellet. Los árboles son vigorosos y de porte erguido, productivos y de maduración temprana, frondosos y de gran longevidad. No resisten bien la helada, pero sí algunas de las peores enfermedades del olivar, como el verticilium, y se adaptan perfectamente a los suelos calizos.

PALADAR FRUTADO INTENSO. Las aceitunas son de buen tamaño (entre 4 y 5 gramos), forma redondeada y de fácil desprendimiento, lo cual favorece las labores de recolección. Los aceites de villalonga presentan fragancias de la serie frutal, con características notas verdes (hierba recién cortada) y otras que recuerdan la manzana y la almendra. Su paladar es frutado intenso, con ligeros matices amargos y picantes, amén de un persistente final de boca al que regresan los caracteres de la nariz. Almazaras de renombre, como Señoríos de Relleu, Orbeólive o L’Alquería utilizan los virgen extra de villalonga en sus mejores coupages, mientras que algunos productores, como Cuquello, prefieren envasarlos por separado. Cuadratín